Paso 1.

Extrae el producto y las varillas de su caja contenedora con cuidado de no golpear la frasca de cristal o de doblar las varillas de ratán.

Obturador de plástico protectorPaso 2.

Retira el embellecedor de madera y quita el obturador de plástico, manteniendo la botella en vertical y con cuidado de no derramar líquido ambientador. No pongas tu ambientador mikado en superficies delicadas (barnizadas, pintadas o sintéticas) que puedan sufrir daños.

Vuelve a colocar el cuello de madera.

 

Paso 3.

Pon de nuevo el cuello de madera e inserta las varillas en la botella, colocándolas en forma de abanico.

Deja transcurrir unas horas, para que se impregnen las varillas de fragancia y voltéalas, volviendo a colocarlas en forma de abanico.

Para aumentar la intensidad del aroma en la estancia, basta con da la vuelta a las varillas tantas veces como se desee.

 

Consejos:

  • Escoge los aromas según tus gustos, pero también en función de la estancia donde vayas a usar el ambientador.
  • Escoge diferentes formatos según el tamaño de la estancia, 18ml, 50ml, 100ml ó 240ml.
  • Sé creativo, crea tu propio mikado, adáptalo a los colores de la decoración o rompe dando un toque de color.
  • Cambia de aroma según la estación del año.
  • Cuando se acabe la fragancia, puedes volver a rellenar tu mikado del mismo aroma con los recambios Ambientair. Si decides variar de aroma no olvides usar unas varillas nuevas.
  • O si eres más de manualidades, lava bien el frasco y da rienda suelta a tu imaginación. Píntalo con témpera, decóralo con rotuladores, úsalo de jarrón, llénalo de arena de colores… las posibilidades son infinitas, ¡viva el DIY!

Es importante que siempre leas las instrucciones y las advertencias del envase. Nunca viene mal ser precavidos.

error: El contenido está protegido