Manual de aromas para no quedarse a dos velas aromáticas: (I) La rejalante lavanda

Por su fantástico olor y por las propiedades curativas que se le atribuyen, pocas plantas han sido tan apreciadas en el área mediterránea como la lavanda. Desde las momias del antiguo Egipto a los palacios de las reinas María Antonieta y Victoria, la fragancia a lavanda desprendida de quemadores o velas aromaticas ha protagonizado y serenado los ambientes más ilustres de toda la historia europea.

El tranquilizante efecto de la lavanda

La lavanda o espliego es un arbusto perenne con flores de color morado en forma e espiga originario de la cuenca del Mediterráneo occidental.

El nombre proviene del latín “lavar”, porque originariamente se empleaba en los baños como pastilla de jabón. De hecho, a día de hoy, mantiene presencia en la composición de numerosos productos de higiene.

El principal componente de la lavanda es el aceite esencial, muy rico en alcoholes terpénicos (geraniol, linaliol) que son, junto con otras sustancias que la componen, los responsables de su efecto calmante y relajante.

Su inconfundible aroma ha convertido esta planta en la joya por excelencia de la aromaterapia y para elaborar perfumes, velas aromáticas, aguas de colonia… Entre los países productores de lavanda se encuentran Francia, como principal proveedor, Bulgaria, Argentina, Japón y, como no, España.

 

La reina de las fragancias

Los efluvios de lavanda se han utilizado también como símbolo de distinción entre las personas de sangre real. Como muestra, dos ejemplos:

  • La reina María Antonieta de Francia perdía la cabeza (como no podía ser menos) por los perfumes. El ambiente cargado de malos olores en un palacio repleto de personas, entre cortesanos, invitados y servicio, impulsaba a María Antonieta a distinguirse de la multitud impregnándose de las más maravillosas fragancias que podía encargar. Sus aposentos estaban siempre presididos de flores frescas, violetas y lavanda.
  • Tampoco se quedó atrás la reina Victoria de Inglaterra cuando, según cuentan, su fervoroso apasionamiento por el aroma y color de estas flores impuso la limpieza obligatoria de muebles y suelos para refrescar las habitaciones de su castillo. No contenta con eso, disfrutaba de beber té de lavanda para aliviar sus migrañas y mandó pintar algunos muebles de ese color.

Velas aromáticas Ambientair con aroma a lavanda

Vela de lavandaEl tradicional y atemporal efluvio de estas flores silvestres que sirven para aromatizar el baño, despejar la mente y favorecer la armonía y la tranquilidad ha sido fielmente reproducido en los ambientadores y velas aromaticas Ambientair.

Las velas aromáticas de lavanda Ambientair están elaboradas con cera vegetal de origen natural y, gracias a su larga duración, mantienen el aroma hasta el final, consumiéndose uniformemente y perfumando tu estancia incluso cuando están apagadas.

Elige ésta o cualquiera de nuestros increíbles fragancias.

Sumario
Manual de aromas para no quedarse a dos velas aromáticas: (I) La rejalante lavanda
Nombre Artículo
Manual de aromas para no quedarse a dos velas aromáticas: (I) La rejalante lavanda
Descripción
Por su fantástico olor y por las propiedades curativas que se le atribuyen, pocas plantas han sido tan apreciadas en el área mediterránea como la lavanda. Desde las momias del antiguo Egipto a los palacios de las reinas María Antonieta y Victoria, la fragancia a lavanda desprendida de quemadores o velas aromaticas ha protagonizado y serenado los ambientes más ilustres de toda la historia europea.
Autor
Nombre Editor
Ambientair
Logo Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.