Historia del ambientador (VI): ambientadores en la Edad Media

Si pensamos en los cinco sentidos durante la Edad Media, probablemente coincidiremos en que el olfato fue el más castigado. De hecho en torno a este sentido surgieron nuevas profesiones e inventos que buscaban cubrir el mal olor que destilaban sus calles, así algunos historiadores explican:

  • El uso de múltiples especias en la cocina con el único objetivo de cubrir los malos olores de los alimentos.
  • El nacimiento de nuevos oficios como el del perfumista.
  • El nacimiento del alcantarillado y toda la ingeniería necesaria para albergar las heces que anidaban en las calles medievales.

Ambientador y nuevos oficios: el perfumista

Conviene saber que en la Edad Media la falta de higiene fue responsable de muchas enfermedades: peste negra, tifus, lepra…

Pero además de las enfermedades, la falta de higiene convirtió el clima medieval en irrespirable:

  • Las personas sólo se bañaban una vez al año coincidiendo con el mes de mayo y en baños públicos donde se reciclaba el agua.
  • Las damas no lavaban nunca sus enormes vestidos para no estropear las delicadas telas.
  • Las heces eran depositadas en las calles sin ningún tipo de alcantarillado que las trasladase a otro lugar o depurase.
  • Los restos de animales y la basura también era depositada en las calles, a las puertas de la casas, donde comenzaba a degradarse produciendo su característico mal olor.

Para cubrir esta mezcla de desagradables olores se hizo necesaria la aparición de un nuevo oficio, el perfumista, encargado de hacer más soportables los malos olores de la ciudad con diversas mezclas de aromas y con otros inventos para aromatizar. Ejemplo de estos inventos lo encontramos en las pomas (especie de joyas realizadas en metales preciosas que contenían esencias en su interior que al moverse se desprendían). Estas pomas eran utilizadas por las damas para cubrir los malos olores de sus vestidos, colocándose las pomas colgadas de la cintura.

A partir de 1190 el Rey Felipe II Augusto de Francia reconoció oficialmente el oficio de perfumero y se crearon escuelas alrededor del mismo. Muchas de estas escuelas enseñaban técnicas que habían importado directamente desde Oriente.

 

El ambientador en la Edad Media: los olores más codiciados

Ahora que ya sabemos la importancia del perfumista y del ambientador en la Edad Media, vamos a descubrir los olores más cotizados en esta etapa histórica y que se conservaban en la poma o en barriletes de cristal o metal con piedras preciosas:

  • Ambientador con olor a Rosa.
  • Ambientador con olor a Almizcle.
  • Ambientador con olor a Agalia.
  • Ambientador con olor a lavanda.
  • Ambientador con olor a violeta.

En la Edad Media comprendían la importancia de vivir sin malos olores porque los tuvieron que padecer y junto con la popularización del oficio del perfumista, la utilización del ambientador un avance indudable para mejorar el ambiente.

Si a pesar de sus condiciones en la Edad Media el uso de ambientador se extendió siendo necesaria hasta la creación de un oficio, actualmente la profesionalización de los fabricantes de ambientadores convertirán cualquier ambiente en un lugar ideal donde relajarse o divertirse según el olor desprendido.

Pregunta a nuestros expertos para poder elegir la mejor fragancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.