#Deco: la cita perfecta

Quizás hayan sido las románticas películas americanas las que nos han impulsado a dar más importancia de la cuenta a este día, el de San Valentín. En el 14 de febrero (o en cuanto empiezan los anuncios) nos decimos que el amor hay que demostrarlo todos los días, pero nunca está de más reírse juntos de esta tradición y ser detallistas una vez más.

Para celebrar el amor todos los días, hay que empezar con buen pie desde la primera vez, y no olvidarse de cuidar los encuentros que vengan. Así que ya seas de los que esperan su primera cita o de los que quieren darle un toque especial a las cenas de siempre, sigue estos consejos. Si algo está de nuestra mano, es ayudarte a crear la atmósfera perfecta para que todos los sentidos tomen asiento en esta cita de dos.

  1. Escoge. El día de San Valentín se vuelve de color rojo, el de la pasión. Puedes ayudarte del blanco, del negro, del dorado… Crea una paleta de colores y piensa en la temática que quieres darle a la cita, y evalúa los elementos que os rodearán: el mantel, la cubertería, las copas, las servilletas…
  2. Un guiño. Si has enviado un ramo, que no sea algo puntual. Un jarrón con las mismas flores en tu casa te ayudarán a sacar el tema de conversación, así que recuerda hacer las dos compras en la floristería. Si las has recibido tú, cuídalo y muéstralo, sitúalo al lado de una ventana con agua fresca. Y si no es demasiado fragante, siempre puedes ayudarte de algún perfume de hogar
  3. Entrar con estrategia. El recibidor es la primera carta que te juegas: recurre a los ambientadores de varillas para sorprender con el aroma que escojas. Dará la impresión de que tu casa está recogida y ordenada, y sobre todo de que no te has tomado esta cita a la ligera.
  4. Apaga las luces. Prescinde de focos directos y artificiales y crea un ambiente acogedor con las velas. Repártelas adecuadamente en la mesa y en el salón. Juega con las alturas y los formatos, como un auténtico experto en decoración.
  5. El fuego. Unas cerillas cuidadosamente colocadas cerca de las velas te darán un toque elegante, y encenderlas te ayudará a darte algo que hacer en los primeros momentos de nerviosismo una vez estéis juntos.
  6. Esconde los aromas. Si tienes plantas artificiales o naturales que no desprenden aroma, esconde detrás de su maceta un ambientador de varillas. Verás qué efecto da pasear por el salón o el pasillo y ver lo bien que huele de pronto esa planta. Te preguntará que dónde la has comprado, ¡así que ten la respuesta preparada!
  7. La visita. El recorrido será la entrada, el salón y con suerte, la habitación. ¡Pero también pasará al baño! Deshazte de viejos sprays de gas y ten a mano algún perfume de hogar con clase.
  8. Lo de siempre. Sé tu mismo y piensa en divertirte, no dejes que los nervios se apoderen de ti. Si todo va bien, la segunda cita llegará, y la tercera, y la cuarta… ¡y te reirás de aquellos nervios!

Feliz febrero, y feliz San Valentín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.