3 Ejemplos de cómo un ambientador puede influir en lo que quieres vender

El concepto tradicional de marketing, el arte de publicitar cosas para venderlas mejor, ha evolucionado hacia nuevas estrategias orientadas a establecer vínculos emocionales con el consumidor mediante la creación de experiencias singulares de compra. Y como lo emocional comienza siempre por lo sensorial, nada mejor que recurrir al olfato (10.000 veces más potente que el resto de los sentidos) y a un aroma o ambientador específico que conecte a nuestro cliente con aquello que queremos que compre.

Marketing olfativo, bonito nombre…

1. Un ambientador distinto según lo que quieras vender

Pese a lo novedosa que esta estrategia pueda parecer, hace ya muchísimos años que los vendedores ambulantes encendían incienso para llamar la atención de sus clientes.

Teniendo en cuenta que el olfato es el único de los sentidos al que no podemos poner barreras, el uso más habitual del ambientador es el que busca conseguir un determinado efecto sobre el cliente (relajar, activar, refrescar…).

En función de lo que queremos vender, del tipo de negocio al que se aplica, existen algunas tendencias aromáticas para influir en la decisión de la compra:

  • Zapaterías: cuero, transmitiendo elegancia.
  • Tiendas para niños: colonia infantil o chicle.
  • Clínicas y farmacias: polvos de talco, sugiriendo el tranquilizador y familiar cuidado materno.
  • Tiendas de ropa: vainilla o algodón recién lavado.
  • Tiendas de decoración: chocolate o pastel de manzana, evocando el hogar.

2. Fragancias corporativas

Curiosa e interesante al mismo tiempo es también la creación de fragancias corporativas distintivas de una marca utilizando combinaciones de aromas diseñadas para potenciar los valores e identidad que se quieren asociar a la misma.

Se trata de fórmulas de diseño proyectadas por expertos en la materia y que la mayoría de las tiendas de grandes cadenas de distribución suelen rentabilizar en forma de incremento de ventas del producto al que representan:

  • Rolls Royce utiliza un ambientador con olor a cuero y madera en el interior de los coches que sus clientes han llevado a un taller oficial de su marca.
  • Thomas Pink, el diseñador londinense de camisetas, perfuma sus tiendas con olor a lino para dejar patente la calidad de sus tejidos.
  • Bershka, Blanco, Imaginarium o Massimo Dutti impregnan cada uno de sus establecimientos de moda con una fragancia corporativa característica.
  • Dunkin Donuts es uno de los casos más paradigmáticos y citados como ejemplo de eficacia del Marketing olfativo: Consiguió aumentar en un 16% las visitas y en un 29% el consumo de café en una de sus tiendas tras un experimento en Corea:

3. Casa en venta.

La mayoría de los que utilizamos algún tipo de ambientador para perfumar nuestra casa ignoramos la importancia que el aroma elegido puede llegar a evidenciar llegado el momento de tener la necesidad de venderla.

Según un estudio de Washington State University, las fragancias domésticas demasiado complicadas distraen al visitante y posible comprador de manera que se entretiene en lo que está oliendo más que centrarse en las características de la vivienda.

Por lo tanto, y si queremos desprendernos de un inmueble, ¡cuidado! Asesorémonos antes sobre cuál debe ser el ambientador más adecuado a utilizar en tan concreta situación.

De lo que no cabe duda es de que en ambientair.es siempre encontrarás el aroma apropiado para cada momento de tu vida. Elige el que más te guste.

 

Quizás te interese conocer más…

…sobre los olores que nos inspiran.
…sobre nuestra personal lista de estancias recomendadas para nuestros aromas.
…sobre la historia de los ambientadores.

1 pensamiento en “3 Ejemplos de cómo un ambientador puede influir en lo que quieres vender

  1. quiro hacer un ambientador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.